CASALÁNGUIDA PIDIO QUE LOS ENTRENADORES DE SALTA Y JUJUY BUSQUEN ALTURA EN LAS ESCUELAS

Lo hizo en la clínica de capacitación de ENEBA que se desarrolló hoy por la plataforma ZOOM. “Ustedes tienen una influencia grande de Bolivia por eso deben salir y buscar los chicos y chicas altas en las escuelas, no en los clubes…”

Nicolás Casalánguida estuvo con más de 50 entrenadores de divisiones formativas de Tucumán, Salta y Jujuy. La coordinación de la sala fue de Rodrigo Villalobos y por más de dos horas el varias veces campeón de la Liga trabajó en “contraataques, transición y juegos por conceptos”, pero en medio de la clínica se planteó la situación de la región y la falta de altura, a lo que Casalánguida propuso trabajar en forma colectiva sobre el asunto.

“A veces las cuestiones físicas que tenemos no es lo ideal pero no nos podemos quedar con eso. Es mentira que si no tengo jugadores altos no puedo ganar rebotes… debo trabajar la técnica de rebotes y van a ver que van a cazar rebotes ofensivos y defensivos. Con respecto a la altura tenemos que ir a buscar a los chicos y chicas altas. Ustedes tienen una influencia grande de Bolivia por eso deben ir a buscar a los chicos altos”, indicó Nico.

Casalánguida llegó a Comodoro Rivadavia como segundo asistente de Fernando Duró para dirigir al Gimnasia y Esgrima en la LNB; además, tomó un cargo como entrenador de las divisiones formativas del club y de diversas selecciones regionales. “En ese momento no tenía mucha competencia, y no me quedé con eso sino dije… tengo mucho tiempo para entrenar fundamentos” y lo hizo.

En la temporada 2005-06, Gimnasia y Esgrima se consagró campeón por primera vez en la historia del club con Casalánguida como primer asistente del técnico Fernando Duró. Casalánguida también se desempeñó durante ese año como buscador de talentos en Argentina y Sudamérica para el club español Valencia Basket. Se desempeñó como asistente de Fernando Duró por dos temporadas más para luego asumir como entrenador principal del club.

“En 2004 en Comodoro Rivadavia y en 2011 en Corrientes implementamos el plan de altura escolar. Dividimos la ciudad topológicamente y salimos a recorrer escuela por escuela y apenas veíamos un chico de 12 años que medía 1,80, o de 11 años de 1,78 lo traíamos al básquet. No dejamos que se lo lleve el vóley o el handaball”, explicaba el profe.

“No encontré un Ginóbili, pero sí jugadores que cambiaron el básquet local y eso ya era un paso importante para adelante. Hicimos una real detección de altura. No en los clubes… el tema es detectar los chicos que no están en los clubes”, expresó.

La motivación no fue el dinero que cobraban los entrenadores por el tiempo en visitar las escuelas. “Le ofrecíamos bonos para ver el equipo durante la temporada, o le pagábamos capacitaciones… siempre algo que tenga que ver con el básquet y la respuesta fue inmediata… me llamaba un profe y me decía encontré una chica alta, o un chico alto… o uno no tan alto, mide 2 centímetros menos pero salta una barbaridad…y así fuimos construyendo”, expresó el DT.

“En Salta no vamos a encontrar un Fernando Varas (jugador de Embarcación que llegó a medir 2,21 mts y jugó en el Real Madrid) a la vuelta de la esquina… pero necesitamos subir la media. Salta no es Buenos Aires o Chaco (colonia yugoslava), pero deben ajustar las medias. Por ejemplo… cual es el más alto de la selección U15… bueno buscar chicos de 14 años que estén cerca de esa altura por ahí comenzamos a mover la rueda”, explicaba el entrenador.

“En estos momentos los chicos están en sus casas, pero van a volver a la escuela… deben prepararse para salir a buscarlos. Piensen… el registro de chicos altos lo tienen los pediatras o las escuelas. Ese es el lugar… ahí debemos ir”, recomendó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *