LA MONTAÑA DESDE LA MIRADA DE MARIELA DEL VALLE FLORES

  • El ciclo que lleva adelante «J» y Serafín contó con una referente del montañismo femenino
  • Mariela contó historias con una sencillez asombrosa después de haber logrado verdaderos hitos deportivos

Mariela del Valle Flores es salteña, tiene 35 años y gran parte de los últimos diez se la pasó escalando picos. Lo que comenzó en el Club Amigos de la Montaña, continuó con salidas entre amigos, a veces para hacer trekking, otras para hacer montañismo, hasta que se sintió perdidamente enamorada de las alturas: “lo que más me fascina son las altas montañas, de 4500 metros a casi 7000 metros”, dice.


“El Llullaillaco fue un antes y un después para mí: un lugar mágico, sagrado. Se sienten muchas cosas, es una montaña que te moviliza”


Mariela habla con total naturalidad acerca de su condición de mujer montañista y resalta que para ella lo más importante es tener ganas, predisposición y fuerza de voluntad. Estas condiciones rigen también a la hora de entrenar y preparar el cuerpo para el desgaste físico que significa llegar a tales alturas.

Escalar el Chañi
Antes de hacer el Aconcagua, todo montañista debería hacer el Chañi por las cosas que aparecen en su ascenso. Cuando llegamos la cumbre seguramente nos encontramos en el camino con puna, con un clima seco y con nieve. Eso es lo que me gusta de una montaña… los diferentes desafíos que te propone en su ascenso.

Escalar en solitario
No estoy en contra de lo solitario… se da. No es la idea escalar en solitario… uno siempre busca un compañero pero a veces no se encuentra. Cuesta coincidir los tiempos con alguien. Una no busca hacerlo solo pero las ganas de ir son tan grandes y tan incontenible que uno se aventura no sin antes medir los riesgos. Con el Incahuasi no era
la idea ir sola, cuando llegamos a los 5200 msnm mis compañeros estaban sin aclimatar y tenía dos caminos… bajar o subir. Emilse decide bajar y yo decidí subir… nadie puede juzgar a nadie porque nadie siente lo que otro montañista siente. Nadie sabe la sensación que tiene. Te vienen sentimientos, sensaciones, te acordas de todo. El tomar la decisión es un acto muy personal y una liberación.

View this post on Instagram

Gracias Mari querida

A post shared by montañismosaltaargentina (@salta.trekking.cem) on

Mujeres en las alturas
Este deporte de alto rendimiento pareciera ser un terreno que en América Latina, y en el resto del mundo, está todavía ampliamente considerado como masculino. Sin embargo, osadías como las de Mariela y sus compañeras de escalada demuestran que el cupo femenino es cada vez más amplio dentro de esta práctica.
“Cuando empecé a salir de expedición con mujeres noté la fortaleza interior que tienen. Lo que más destaco es la fuerza de la mujer, superadora siempre. La garra que le ponen es sorprendente, yo aprendo un poco de cada una” finaliza Mariela.
Fragmento de una nota realizada por Informate Salta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *