«OJALA DIOSITO ME BENDIGA UNA VEZ MÁS Y PUEDA VOLVER A BOXEAR»

  • El tartagalense sueña con regresar al cuadrilátero
  • Busca un sponsor que financie el regreso
  • Y se anima a pensar en la revancha por el título mundial

Ricardo Santillán tiene 33 años. Su récord marca 23 victorias (15ko) y 3 derrotas… hasta ahí es un buen récord pero si le agregamos que las 3 derrotas fueron en forma consecutiva y las 3 por nocaut, la cosa cambia.

Ricky peleó por el título del mundo. En abril de 2015 perdió en Japón por nocaut en el séptimo round ante el local Shinsuke Yamanaka y de ahí su carrera vino en picada. La gran promesa de Tartagal se vio envuelto en una serie de asuntos infortunados que lo llevaron a dejar el boxeo.

Hoy el mano a mano es con Diego Ricardo Santillán.

¿Cómo te trata la Pandemia de COVID en estos 75 días de aislamiento?
Es un momento muy duro… tanto en lo físico como en lo mental. Es algo que no se explica. En fin… vivimos el día a día. Uno no sabe si vas a llegar a la noche o vas a morir al otro día. Es algo muy duro… ojalá que Dios nos siga bendiciendo en Tartagal.

¿Cómo te ganas la vida?
Me toca pasar por algo muy duro. Se trabaja en lo que se puede… se vive el día a día, y así la vamos peleando.

¿Qué es de tu vida deportiva?
Teníamos un gimnasio que está parado por la pandemia… y me hubiera gustado seguir peleando…

¿Qué te pasó con Shinsuke Yamanaka?
No estaba preparado. La preparación psicológica y física no fue la ideal. Me faltó muchísimo estar a la altura del campeón japonés. Uno se da cuenta con el tiempo que no estaba ni en un 50% de lo que podía dar, y eso es muchísima ventaja cuando vas a disputar un título del mundo.

Luego vinieron 3 derrotas consecutivas… ¿Ya no querías boxear?
Luego de la derrota en Japón me vino un bajón muy grande. Tres derrotas consecutivas que comenzaron con la pelea con Yamanaka donde tuve que bajar 20 kilos en muy poco tiempo. No me encontraba… estaba peleando fuera de categoría, sin entrenar. Mi última pelea con Melián en mi cabeza no había más ganas de triunfar, sólo me presentaba por la plata… para volver a casa y darle el dinero a mi mujer y a mi hijo… para la familia…

¿Cuál fue el golpe más duro que tuviste en la vida?
Haber perdido mi hijo cuando él sólo tenía 3 años.

Si pudieras cambiar algo en todos estos años… ¿qué sería?
Nada. La gente que me conoce sabe que soy una persona buena, de muy buen corazón, y voy a seguir haciendo lo mismo… nunca lastimé a nadie, pero a mí me lastimaron.

¿Cómo ves el boxeo argentino en este momento?
El boxeo está de medio nivel para abajo… está como el país, cuando uno creer que no se puede estar peor… sale un campeón que nos renueva las ilusiones. Creo que vamos a tener un nuevo campeón en cualquier momento.

¿Volverías al boxeo?
Hoy tengo muchísimas ganas de volver al ring, porque tengo edad y no estoy muy golpeado; pero es duro porque económicamente te cuesta muchísimo volver a entrenar… necesito un sponsor que me mantenga y a mi familia que es mi mujer y mi hijo. No podría entrenar y estar pensando que llegan las 12 y tenés que tener un plato de comida en la mesa, a fin de mes la plata para la luz, el cable, el agua y el gas… Tengo 33 años y aún podría volver a pelear buscando una revancha por el título del mundo… hoy estoy maduro en los pensamientos y en mi cuerpo… estoy hecho un hombre en cabeza y espíritu.

¿Crees que podrías haber sido campeón mundial?
Si. Al haber estado allí vi todo lo que tenía que ver… si hubiera tenido otra preparación, otra vida seguramente lo habría aprovechado y hasta el día de hoy hubiera tenido la faja del mundo en Tartagal. Si Dios me llegar a bendecir un poco más de lo que me está bendiciendo… por ahí me da una chance más de volver a boxear y hasta podría tener la revancha por el título del mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *